Un lugar para el encuentro

Palabras desde el fondo

La intuición originaria de E. Berakah tiene que ver con lo comunitario, como decíamos anteriormente.

En el sueño primero se dibuja una casa con espacios diáfanos, jardines (o huerto), salas para meditar, para danzar la Vida, espacios para la escucha y el acompañamiento, habitaciones para gente que pasa y quiere vivir el tiempo que sea saboreando el espíritu de Fondo, algunas habitaciones para personas migrantes acogidas solidariamente y una pequeña comunidad que sostiene el proyecto, acoge, recibe y despide a las personas que entran y salen.

En esa casa hay momentos de silencio sagrado y otros momentos en los que suena música de esa que hace vibrar las cuerdas antiguas de nuestras huellas ancestrales. Posibilidad de retirarse, de descansar, de reconectar con lo que somos.

La intuición primera tiene más que ver con una casa de espiritualidad, una hospedería en la que convive gente diversa (diversa en su procedencia, diversa en su tradición espiritual de origen, diversa en su color de piel, en su orientación sexual en su edad) Algunas de esas personas se unen al proyecto de una manera más existencial (teniendo en cuenta que lo perpetuo sólo es el amor y que es un pilar más de Berakah el llegar, beber de la Fuente y continuar el camino, cada uno/a el suyo), otras piden pasar un tiempo en esa casa, un fin de semana, una semana, un mes… otras vienen a las distintas actividades que en ella se ofrecen.

Esas actividades que en esa casa se ofrecen, nacen del Ser. Porque no tiene ningún sentido el hacer, por muy bonito que ponte, sin el Ser del que nace. En esa casa se combina la escucha, el silencio, las terapias integrativas que ayudan a poder ver las heridas, a ver la luz que de ellas se desprende. En esa casa se tienen en cuenta todas las dimensiones de la persona sin desdeñar ninguna.

Después de casi 7 años de andadura, el grupo comunitario entiende que volver a estas visiones originarias supone volver a tomar el timón de E. Berakah. En ello andamos, concretando la visión, focalizándola, viendo proyectos similares, buscando ese espacio-casa-escuela que nos permita poder vivir más plenamente el sueño Berakah.

Juanma Palma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *