Un lugar para el encuentro

Texto inspirado e inspirador.

Sin el filtro del yo subjetivo, vemos que todo lo que tiene existencia puede calificarse como completo, entero, sin tacha, simplemente porque «es»… si vemos las cosas como son, lo que vemos es su naturaleza interior así como su forma exterior. Esa naturaleza fundamental se ve absolutamente correcta…

Es difícil entender cómo podemos decir que la realidad es perfecta cuando existe tanto sufrimiento en el planeta ocasionado por desastres naturales, las enfermedades y por las flaquezas humanas.

… La Perfección Santa sólo puede vislumbrarse cuando no estamos viviendo en la superficie de nuestra experiencia y de nuestras vidas. 

… Dice Ichazo: «La manera en que normalmente vemos el mundo no es tal como realmente es, porque lo vemos desde el punto de vista de los juicios y de las preferencias, de lo que nos gusta y nos desagrada, de nuestros temores y nuestras ideas acerca de cómo deberían ser las cosas. De modo que para ver las cosas como son realmente, es decir, para ver las cosas objetivamente, tenemos que dejar éstas a un lado, o sea, tenemos que soltar nuestras mentes. Ver las cosas objetivamente significa que no importa si pensamos que lo que estamos mirando es bueno o malo, significa verlo tal y como es.»…

Cuando nuestra visión se hace suficientemente profunda, podemos ver la perfección incluso en cosas que parecen trágicas en la superficie… En vez de decidir que algo es malo, nuestra respuesta se transforma en la de la compasión con el sufrimiento que vemos, apoyando así a la vida, en vez de rechazar lo que nos parece erróneo, lo cual no ayuda en absoluto.

(La dimensión espiritual del eneagrama. Sandra Maitrï)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *